sábado, 16 de septiembre de 2017

Salamanca


Si solo dispones de un día para visitar Salamanca, como ha sido mi caso, seguro que te quedarás con ganas de volver, pero si aprovechamos el día y nos disponemos a "patear" la ciudad, veremos los edificios y lugares más representativos, espero que lo disfrutéis. Comenzamos nuestra visita a esta impresionante Ciudad partiendo de su famosa Plaza Mayor.

Es una de las plazas más bellas y grandes de España y uno de los monumentos barrocos capitales del urbanismo y de la arquitectura peninsulares.





Saliendo por la puerta que da a la Plaza del Corrillo, a 2 minutos nos encontramos con la Casa de Las Conchas, se trata de uno de los Palacios más populares de Salamanca y una de las mejores muestras de la arquitectura gótica civil española. Actualmente alberga la Biblioteca Pública.


Patio interior de la Casa de Las Conchas


Frente a este Palacio se encuentre la Iglesia del Espiritu Santo (Clerecía) y la Universidad Pontificia.


Continuamos por la calle Rúa Mayor, llegamos a la Plaza de Anaya donde nos encontramos con la impresionante fachada de la Catedral Nueva, y frente a ella, el Palacio de Anaya que alberga la Facultad de Filología.


La Catedral, desde el pórtico del Palacio de Anaya. Las Catedrales constituyen un conjunto histórico-artístico por excelencia, ya que se levantan juntas la Catedral Nueva y la Catedral Vieja.



 Torre de la Catedral desde la Rúa Mayor.


Sin dar pistas, aquí deberéis buscar al famoso astronauta :)


Entre la Plaza de Anaya y la calle Libreros, en el Patio de Las Escuelas, tenemos el monumento a Fray Luis de León y frente a él, una imponente fachada donde podemos ver la famosa rana. La Casa Museo Unamuno está justo al lado.




Hasta aquí la mañana, había que comer y como nuestra visita coincidió con la semana de feria, repartidas por la Ciudad había casetas donde tomar unos vinitos, cada una de ellas con su "Pincho de Feria". Probamos uno...y otro...y otro...y al final comimos de pinchos..¡¡espectaculares!! Aquí os dejo unas muestras







Ya por la tarde, y después de una pequeña siesta, (hay cosas que deberían ser obligatorias, jejeje) tocaba ver la Ciudad desde otro ángulo. Os propongo cruzar el Puente Romano y contemplar las magníficas vistas desde el otro lado del río Tormes.


El Puente Romano. La puerta de entrada a la Ciudad. Forma parte de la Vía de la Plata, calzada romana que enlazaba Emérita Augusta (Mérida) con Astorga. Fué construido por los romanos para cruzar el río Tormes y acceder a la ciudad de Salamanca. La construcción data del siglo I y se le atribuye a Trajano.


Cruzamos de nuevo el Puente Romano y nos encontramos con la escultura del Lazarillo de Tormes y Verraco.


Continuando por el Pº del Rector Bernabé hacia la Puerta de S. Pablo, vemos unos restos de muralla romana donde se encuentra el Huerto de Calixto y Melibea que visitaremos después.


Subiendo por la calle S. Pablo, a la derecha vemos el Convento e Iglesia de San Esteban, es un espectacular monumento que alberga un templo de enormes dimensiones, un precioso claustro de los Reyes, el claustro de Colón y numerosas dependencias todavía hoy habitadas por los Dominicos.


Frente al Convento e Iglesia de San Esteban, está el Convento de Las Dueñas, Palacio fundado en 1419 y posteriormente donado para convertirlo en convento de las religiosas de Santo Domingo,


Volvemos a la calle San Pablo y tomando la pequeña calle de Carvajal, llegamos a la Plaza de los Leones y de allí, ahora sí, entramos en el Huerto de Calixto y Melibea.




Ya desde allí, dimos por concluida nuestra visita de 1 día a Salamanca, no sin antes volver a la Plaza Mayor y disfrutar de un (creo) merecido refrigerio. Resumiendo...un día y una Ciudad inolvidable.




No hay comentarios:

Publicar un comentario