lunes, 16 de octubre de 2017

Salinas de Añana (Álava)

Hoy visitamos Salinas de Añana, el Valle Salado, uno de los conjuntos culturales, arquitectónicos, medioambientales, paisajísticos y arqueológicos más importantes del mundo. A 30 km. de Vitoria-Gasteiz, esta villa medieval bien merece una visita.
Comenzamos nuestra visita en la iglesia de Santa Mª. de Villacones que se encuentra en la parte baja
del pueblo, desde donde vemos el cauce del Río de la Muera.


Subiendo por la calle principal, llegamos a la que se conoce como "la casa del Médico" que linda con el Palacio de Los Ozpinas, hoy convertido en Restaurante



Desde esta punto, entramos directamente a la Plaza de los Ozpinas, donde se encuentra el Palacio antes mencionado. Fachada principal del Palacio


Frente a él, una casa de tres plantas con su preciosa fachada en blanco con vigas vistas


Por cualquiera de las dos calles que la rodean, accedemos a la Plaza Miguel Díaz de Tuesta, donde vemos el edificio consistorial y la antigua Casa Palacio de los Hurtado de Corcuera con su escudo en esquina, uno de los pocos que se conservan en el País Vasco.





Dese la plaza y en la trasera del Ayto., se encuentra la Torre del Reloj que controlaba el horario de apertura y cambios de turno en la distribución de la muera.

  
Subiendo por la calle de la Carrera vemos un arco medieval y junto a él, el Palacio de los Herrán, el edificio civil barroco más atractivo no solo de la Villa, sino de todo el territorio alavés.



A escasos 50 metros podéis disfrutar de la acogedora casa rural Madera y Sal, los dueños...un encanto.

Continuando nuestro paseo, disfrutamos de algunos preciosos rincones de la Villa Salinera.



En la parte alta de la villa y entrando en dirección al Monasterio de S. Juan de Acre, comienza una pequeña ruta que rodea las salinas y desde la que podemos observar la Villa y las salinas. Es un pequeño paseo de no más de 30-45 minutos.




Hasta aquí nuestra visita a Salinas de Añana/Gesaltza-Añana. Al día siguiente, domingo, se celebraba en Villanueva de Valdegovía la XXVI edición de la feria de la patata alavesa, Disfrutamos de una espléndida mañana y de un magnífico ambiente entre sus puestos de productos típicos.



Ya de vuelta a Salinas de Añana, paramos en Barrio, un pequeño y precioso pueblo entre dos peñas donde podemos disfrutar desde su pequeña plaza del vuelo de los buitres que tienen su comedero en un punto cercano


Hasta aquí nuestra visita a esta zona de Álava donde disfrutamos de un fantástico fin de semana, ¡¡Buen viaje!!


No hay comentarios:

Publicar un comentario