viernes, 30 de marzo de 2018

Portugalete (Bizkaia)

Si has decidido pasar unos días en Bilbao tienes una visita obligada: Portugalete, la Noble Villa Jarrillera, así conocida ya que Portugalete contó en el siglo XIX y primeros años del XX con numerosas tabernas donde se degustaba en jarrillas el chacolí de la comarca. No es por ello extraño que a los portugalujos se les conceda el apelativo cariñoso de “jarrilleros”.
La Villa fue fundada en 1322 por Dª María Díaz de Haro y la carta puebla de la fundación se perdió años
más tarde, siendo ratificada en 1432, mediante el Privilegio de Confirmación por Juan II de Castilla.

Desde Bilbao puedes coger el tren en la estación de Abando ¡¡Te dejará en el mismo Paseo de la Canilla!!

Comenzamos nuestra visita en el Mirador de Azeta a escasos 100 m. de la Basílica de Santa María, en la N-634. Desde este lugar tenemos unas maravillosas vistas del Puente Colgante, la bahía del Abra, el Paseo de La Canilla y Rialia, el Museo de la industria.



Nos dirigimos a la Basílica de Santa María, que data de finales del siglo XV. Está construida en sillería arenisca y su ejecución duró casi un siglo.



Portada principal de la Basílica


En el interior destaca el Retablo Mayor, de estilo renacentista, que preside el Altar. Fue realizado en madera de nogal y sólo la calle central aparece policromada. Este retablo, junto al de la Adoración de los Reyes Magos, está catalogado como Bien de Interés Cultural, con categoría de monumento.


 Púlpito



Órgano situado en el coro, del año 1903, de la casa francesa Henry Didier, que se sigue utilizando hoy en día.


Junto a la Basílica la Torre de Salazar. Se trata de una construcción cuadrangular, realizada en mampostería, con sillares en las zonas nobles del edificio. Cuenta con cuatro plantas. Su cubierta es un tejado a cuatro aguas, típico de las casas-torre medievales.



Por el Cantón de la Iglesia y cruzando la calle Victor Chávarri (calle del Medio) llegamos y cruzamos la Plaza de La Ranchería y de ahí a la calle Casilda Iturrizar y al Centro Cultural Santa Clara, antiguo Convento de Las Clarisas. En el año 1614 unas monjas llegadas de Orduña (Bizkaia) se unieron a un grupo de beatas portugalujas. Abrazaron la regla de Santa Clara y fundaron este convento de clausura, a extramuros de la Villa.


Bajando la calle y a la derecha llegamos a la Plaza del Solar con su Kiosco de música, el Hotel Puente Colgante, la estatua de Victor Chávarri y el Ayuntamiento.

En primer término la estatua de Victor Chávarri, impulsor del la industria siderúrgica vizcaína, detrás el Hotel y el Puente Colgante.


Edificio del Ayuntamiento y calle Santa María que nos lleva hasta la Torre Salazar y la Basílica.


En la calle Santa María destacan sus casas pintadas de diferentes colores. En la confluencia con la calle Salcedo, cerca ya del Ayuntamiento, se encuentra la Casa de Elías López Bustamante. Fue construida en el año 1910 por el arquitecto Leonardo Rucabado. Muestra claras influencias del modernismo catalán y del goticismo alemán



Desde aquí accedemos al Paseo de la Canilla por el Arco de Vallecilla, singular paso abovedado que comunicaba la antigua Villa con el puerto de Pescadores.


En el Paseo de La Canilla tenemos el antiguo edificio de la Estación de La Canilla. Era estación término de la línea que se denominó Ferrocarril Bilbao – Portugalete. Construyó este hermoso edificio civil Pablo de Alzola y Minondo, en el año1888. La estación fue edificada sobre terrenos ganados al mar, en el espacio del Muelle Viejo. Y facilitó el desplazamiento de la burguesía bilbaína hasta la playa portugaluja de “El Salto”. En la década de 1960, el edificio de “La Canilla” –como se conoce popularmente– pasó a ser gestionado por la Corporación Municipal, que lo restauró para albergar la Oficina Municipal de Turismo.


Desde este punto obtenemos una preciosa vista del Puente Vizcaya, también conocido como Puente Colgante o Puente de Portugalete. Fue el primer Puente colgante-trasbordador del mundo y uno de los pocos que sigue en funcionamiento. La obra, diseñada en el año 1887 por Alberto de Palacio, fue inaugurada el 28 de julio de 1893. Sintetiza a la perfección la unión de la arquitectura y la funcionalidad; lo bello y lo útil; la grandiosidad y la cotidianidad. El original fue destruido tras un bombardeo en La Guerra Civil. Fue reconstruido en el año 1941.


Vista del Puente desde el Monumento a Alberto Palacio, su diseñador.


Por el Paseo del Puente (Muelle Churruca) llegamos a las piscinas municipales donde nos encontramos con el Mareómetro. Ubicado al final del Muelle, fue construido en París y colocado por la Junta de Obras del Puerto en el año 1883. Se trata de un instrumento náutico que mide la profundidad del cauce. Registra el ascenso y descenso del nivel de las aguas con las mareas. Esta información, de suma importancia, facilitaba a los barcos su tránsito por la Ría. Hoy es un elemento testimonial que abre paso al Muelle de Hierro.


Para comer o degustar unos pintxos podéis escoger entre innumerables bares y restaurantes. Yo me decidí por el pintxo Portugalujo por excelencia...el pintxo "de todo" que lo preparan en La Bodega en la calle Gregorio Uzquiano (el ojillo). Lleva bonito en escabeche, jamón, chorizo y aceituna. Os puede parecer una mezcla rara pero aseguro que os va a sorprender y encantar.

El Ojillo. Subiendo por la calle del Medio llegáis a la Plaza del Cristo donde comienza esta calle.


Pintxo "de todo"


Con un txakolí y este pintxo Portugalujo doy por terminada mi visita a la Noble Villa Jarrillera, espero que disfrutéis de vuestra visita.

¡¡Buen viaje!!


No hay comentarios:

Publicar un comentario